Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Chispas no deseadas

La madera de las coníferas no deja salir fácilmente el gas que se forma en el interior del leño. Por tanto puede pasar que el trozo de leña al calentarse, produzca una gran cantidad de gas que finalmente busque el camino hacia el exterior. En esta estrepitosa explosión de gas, se expulsa un gran número de astillas ardientes que a veces pueden llegar a una distancia de varios metros
del fuego. Estas chispas pueden resultar peligrosas para las alfombras, muebles y la vestimenta de las personas que están sentadas cerca de la chimenea. Aquellas personas que no deseen prescindir del temperamento de la leña de las coníferas, deberían proteger el área cercana al fuego mediante las rejillas correspondientes. La leña de los abetos produce menos hollín que la
madera de pino.