Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Tipos de Madera

El haya, el fresno.

Son leñas más recomendables; de secado rápido y de fácil obtención. Hay que guardarlas bajo algún abrigo inmediatamente después de secadas y rajadas, porque se pudren muy pronto y pierden su poder calorífico. Son fáciles de prender y ofrecen lumbres dinámicas y de llamas muy luminosas.


El roble

Es un excelente combustible, pero, al contrario que las demás maderas, tienen que estar sin cubrir dos años para que la lluvia arrastre y elimine los taninos que contiene; después, se coloca bajo algún tipo de abrigo otro año o dos antes de utilizarla. La proporción de albura( que arde con demasiada rapidez) en las ramitas pequeñas es importante, pero aparte de eso, el roble es una
leña de combustión lenta, que proporciona un fuego tranquilo y buenas brasas. Es ideal para hacer barbacoas y para su utilización en la modalidad de fuego continuo.

El carpe, el cerezo silvestre, los frutales.

Excelentes combustibles, pero raros; producen llamas hermosas, tranquilas y buenas brasas; ideales para barbacoas y para su utilización en la modalidad de fuego continuo.
El abedul, el tilo, el castaño, los chopos, y álamos, la robinia o falsa acacia y la acacia. Son árboles muy frondosos y de madera tierna; producen llamas bellas y armoniosas, pero vivas y pocas brasas. Arden rápidamente y lo mejor es utilizarlas para avivar el fuego.


ATENCIÓN: los álamos y chopos producen cenizas abundantes y volátiles. La rebobina ( falsa acacia) y la acacia producen importantes proyecciones de chispas.

Ejemplo: Un hogar con una potencia de 11 KW quema más o menos 3 Kg de leña seca por hora.